lunes, 18 de febrero de 2008

Los ojos como dos huecos abiertos al abismo







Y cuando por fin se da el encuentro, su mirada está vacía. Ya no es él. Ya no se pertenece. Ya no me pertenece. Igual, nunca fue mio sólo supo transitar un tramo de su vida junto a mí. Y seguimos transitando, pero ya no es él y yo al final no había cambiado tanto. Me despedacé, rearmé y aunque no sigo siendo el mismo yo interior, todavía, cuando me miro al espejo, me encuentro conmigo.

.



- Y entonces dejala.
-No quiero. Tengo miedo.
- ¿De qué?
-De lo que me vaya a pasar, de lo que voy a sentir.
-Te vas a hacer mierda y vas a sufrir.
-...
-No te vas a morir. Nadie se muere por eso.
-...
-En definitiva si tu elección es morirte que por lo menos valga la pena.
-...
- Si esa es la mujer que querés, y estás dispuesto a morir que al menos valga la pena.
-Vale la pena.


Buenos Aires.... no sé por qué Gardel quería tanto esta puta ciudad.

Saludos desde el otro lado del charco.

10 comentarios:

A moonclad reflection dijo...

Ciudad de Mierda...

Pau - NSYSV dijo...

Buenos Aires, ciudad de pobres corazones...

Morir de amor, nadie murió, pero si se murió gente de cancer, úlceras, y demases... Digamos que el origen de la enfermedad muchas veces tiene que ver con el morir de amor...

Mayfly dijo...

Mejico me atormenta, Buenos Aires me mata, más porque vivo ahi.

Besos.

Jok€r dijo...

q decir de mi pequeña ciudad...
muchos mueren de amor un jueves como hoy cuantos moriran.. tambien estan los q renacen...
en fin un beso te leo

Leso dijo...

es bueno tenerla clara: "te haces mierda y vas a sufrir"..

saludos

V. dijo...

Ayy que te entiendo...

Pol dijo...

no sabia que tenias blog

LanuHaim dijo...

Pica alguien que no sé quién es acá

Alfredo Vega -NANO- dijo...

Muy interesante, nada mas puedo decir...nada más : D

Felipe A. Arribillaga Poûlsen dijo...

Hola Mavu!!!, y buehhh, también tengo blog viteh!, jejeje.

Besotes, lindo tu sitio y hay varias cosas que me dejaron :s ya que no sé como las instalás!.

Muacksss!, voy a Facebook ahora!

Te recuerda y quiere, Felipe